1/1

Tarde o temprano, todos nos enamoramos del lugar donde vivimos. Pero Barcelona tiene algo especial, aun si sólo estás por unos días o si aún no has estado. El sol y el mar mediterráneo nos acarician. Bosques, montañas y bellas calles que preservan el misterio de su propia historia nos ofrecen largos paseos. Pero, si has estado aquí, sabrás que la verdadera alma de Barcelona es su gente, respetuosa, amable y hospitalaria. Puedes respirarlo.